FIHNEC
FIHNEC
SAEL
LA VISION
BIOGRAFIA

TE INVITAMOS
LA VISION

UN MENSAJE DE DEMOS SHAKARIAN
Presidente Fundador de la Fraternidad Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo.
¡LA COSECHA ESTA LISTA!
Jesús dijo: "La cosecha está lista, pero los trabajadores son pocos.
Pídanle al Señor de la cosecha, que envié trabajadores a su campo de cosecha."
(Lucas 10:2)
Imagen
Hace más de 47 años Dios me llamó para empezar la organización. El concepto de lo que se ha convertido en la Fraternidad Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo, vino a mi en 1951 cuando las palabras del Dr. Charles Prices, mencionadas hacia 7 años, se apoderaron profundamente de mi conciencia; y las palabras proféticas fueron:
"Demos, yo no estaré aquí para verlo, pero tu presenciaras uno de los acontecimientos más grandes profetizados en la Biblia. Un poco antes del regreso de Jesús el Espíritu de Dios descenderá a toda carne y los laicos serán los canales más importantes a través de los cuales el Señor va a trabajar."
Ese otoño ayudé en la realización de la campaña de Oral Roberts en Los Ángeles, la mas grande campaña que se había visto en aquel tiempo con más de 200,000 asistentes durante 16 días.
"Esto es recompensante", le dije a Oral una noche mientras estábamos sentados comiendo pastel y tomando café después del servicio. "Sin embargo yo sigo sintiendo que Dios me está guiando a un ministerio diferente y único."
"¿Cuál es Demos?"
"Me imagino a un grupo de hombres de negocios que explican las experiencias que han recibido de Dios a otros hombres igual que ellos, hombres quienes posiblemente no están interesados en lo que un predicador diga, pero que sí escucharán a un ingeniero, a un dentista o un ejecutivo de ventas."
La respuesta de Oral fue espontánea y positiva. "Demos, eso es realmente fantástico. ¿Hay algo en lo que pueda ayudarte para empezarlo?".
"Si, Oral, si yo invitara a hombres de negocios del área de Los Ángeles a una reunión el día sábado en la mañana, podrías tú venir a ayudarme a echar a andar esto?". El aceptó.
Como lugar de reunión, seleccionamos el segundo piso de la Cafetería Clifton. En seguida me puse en contacto telefónico con cada hombre de negocios lleno del Espíritu que yo conocía para anunciarle la primera reunión.
Oral habló unos 20 minutos y luego cerró con una oración: "Señor Jesús, permite que este compañerismo crezca y que marchando en tu poder se despliegue en toda nación alrededor del mundo."
Posterior a la primera reunión siguieron meses de frustración y nada parecía suceder. Yo gastaba miles de dólares y ninguna otra contribución era aportada, tampoco se inauguraban nuevos capítulos. Finalmente, en la mañana del día sábado 29 de diciembre de 1952, decidí que terminaría con el capítulo y disolvería la Fraternidad.
El viernes en la noche, previo a la última reunión, le sugerí a mi esposa Rose y a nuestro huésped en casa, el evangelista Tommy Hicks, que no se desvelaran conmigo ya que mis intenciones eran de permanecer en la sala para orar hasta que escuchara a Dios.
Al entrar en la habitación, me sentí atribulado y confundido. No quería enfrentarlo. Sin embargo, caía postrado en el suelo y lloré hasta las 3:00 de la madrugada hasta que pude arrodillarme. Rose, sin poder conciliar el sueño, vino a unirse a mi, ella se dirigió al órgano y empezó a tocar una melodía.
A medida que la música embargaba la habitación y la atmósfera se esclarecía, el techo parecía desvanecerse y luego desaparecer. Sentí que me elevaba al cielo de claridad diurna, a pesar que afuera realmente estaba oscuro. Repentinamente Rose cesó la música manteniendo sus dedos sobre las teclas, empezó a hablar en Lenguas y después interpretó: "Hijo mío, tú estáis en el centro de mi voluntad. Yo te guío de la mano. No veáis ni a tu diestra ni a tu siniestra más continuad en el camino en que andáis."
Mientras ella hablaba, algo extraordinario empezaba a suceder, aún postrado de rodillas, sentí como si mi espíritu se estaba levantando, dejando mi cuerpo y moviéndome en las alturas de la tierra, yo veía todo el país, desde el este hasta el oeste.
Lo que vi fue impactante. Mi vista enfocó a millones y millones de hombres de pie y hombros con hombros, sin vida, con caras de miseria y con los ojos fijos como si estuviesen muertos, algo increíble.
De pronto, la visión cambió, el mundo semejaba transformarse ante mi asombro y vi los continentes de América, Africa, Europa y Asia, en un enfoque de acercamiento veía caras morenas, negras y blancas; cada una de ellas con un aspecto de inmovilidad y rigidez.
En seguida, Rose empezó a hablar de nuevo sin que ella supiese lo que yo estaba viendo. "Hijo mío, lo que veréis ahora acontecerá pronto".
El mundo comenzó a girar una segunda vez y abajo de mí veía otra vez a esos millones de hombres, pero esta vez todo era diferente. Las cabezas erguidas. Los ojos brillaban con júbilo y las manos elevados al cielo. Esos hombres que habían estado tan aislados - cada cual prisionero de sí mismo - ahora estaban unidos en una comunidad de amor y de oración.
La visión terminó y sentía que me reintegraba a la tierra. Abajo de mí veía mi casa y podía ver mi cuerpo arrodillado y a Rose frente al órgano. Entonces los objetos familiares dentro de la habitación me rodearon y sentí en ese momento dolor en mis rodillas y tensión en mi cuello, luego me puse de pie y ví mi reloj, eran las 3:30 AM.
"¿Qué pasó Demos?" preguntó Rose.
"¿Escuchaste algo del Señor?"
"Amorcito, no solamente escuché; si no que también ví". Y le describí la visión. Escuchó Rose con lágrimas en los ojos "¡Oh, Demos, no te das cuenta!: ¡El nos está mostrando que la Fraternidad debe continuar!"
Y así fue. El dinero empezó a fluir, nació la revista "La Voz" y otros capítulos empezaron a crecer en varios estados de la Unión. En el verano de 1953, contábamos ya con 9 capítulos y comenzábamos a planear la I Convención Nacional a celebrarse en octubre, exactamente 2 años después de la primera reunión en la Cafetería Clifton.
Imagen
Esforzaos y cobrad animo; no temais, ni tengais miedo de ellos, porque El Señor tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.
Deuteronomio 31:6
Actualmente Richard Shakarian, hijo del fundador de la fraternidad sigue los pasos de su padre en la FIHNEC.